sábado, 22 de enero de 2011

Por ejemplo....


Por ejemplo el espejo del baño,

con su azogue, mis canas, tu rímel,

por ejemplo dos cuerpos nadando

en un mar de sudor que redime.


Por ejemplo tus braguitas de encaje,

por ejemplo mis uñas, tu espalda,

por ejemplo volver de viaje,

por ejemplo quitarte la falda.


Por ejemplo te toca a ti encima,

por ejemplo muérdeme la oreja,

por ejemplo dos bocas que riman

como riman tan pocas parejas.


Por ejemplo dos pares de manos,

por ejemplo las medias, el pie,

por ejemplo apurar el verano

sin salir de este cuarto de hotel.


Por ejemplo tu ropa en la silla,

por ejemplo mi copa en el suelo,

por ejemplo no me hagas cosquillas,

por ejemplo me encelan tus celos.


Por ejemplo don nadie besando,

por ejemplo una reina desnuda,

por ejemplo perderme buscando

por tu pubis la flor de la duda.


Por ejemplo una bronca por nada,

por ejemplo dos niños traviesos

por ejemplo que la madrugada

no nos cambie maletas por besos.


Por ejemplo catorce lunares,

por ejemplo colonia barata

y ascensores y sombras y bares,

por ejemplo suspiros de gata.


Por ejemplo jugarse la vida,

por ejemplo morirse de miedo,

por ejemplo billete de ida

para irme aunque siempre me quedo.


Por ejemplo un calor agobiante,

por ejemplo deprisa, deprisa,

pero córtate cuando me abraces

que me has roto ya cinco camisas.


Por ejemplo rodillas, caderas,

por ejemplo mejillas, ombligo,

por ejemplo que me desesperas,

por ejemplo que sueño contigo.


Con buena Letra - Joaquín Sabina

sábado, 15 de enero de 2011

Hoy es uno de esos días...


En el fondo tú y yo somos casi igual


y me vuelvo loca solo con pensar:


Quizás, la vida nos separe cada dia mas,


quizás, la vida nos aleje de la realidad.


Quizás, tú buscas un desierto y yo busco un mar,


quizás, que gracias a la vida hoy te quiero mas.





Si una vez yo pudiera llegar,

a erizar, de frío tu piel.

A quemar, que sé yo, tu boca;

y morirme allí después.

Y si entonces, temblaras por mi.

Y lloraras al verme sufrir;

ahí sin dudar,

tu vida entera dar,

como yo la doy por tí.





Cómo olvidar tu sonrisa. Cómo olvidar tu mirada. Cómo olvidar que rezaba para que no te marcharas...