lunes, 29 de noviembre de 2010

Por siempre jamás




- Ese zapato pertenece a una campesina alteza. Solo me hice pasar por dama de la corte para salvar la vida de un hombre.

- Lo sé, y su nombre es Enrique si no te importa. Me arrodillo ante vos, no como un príncipe, sino como un hombre enamorado. Pero a fé mía, que me sentiría como un rey si vos, Danielle de Barbarac, fuerais mi esposa.

Por siempre jamás



No hay comentarios: